El miedo es como un ladrón

La historia de Nancy es una de esas historias de vida que merece ser contada, escuchada y recordada. Una vida dedicada a los demás, al crecimiento y empoderamiento del ser humano como actor vivo de la sociedad que habita. Su empeño por conseguir una Colombia más coherente, le dejó como única alternativa el destierro obligatorio.

Esta es una de esas historias de exilio que te invito a leer en los reportajes que escribo para la Revista La 13 y que encontrarás publicados aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s