Alquimistas postmodernos

La historia de Santos es una historia triste, como lo son todas las historias de migración obligada, como lo es la vida de los “sin papeles”; como son las circunstancias de una sociedad “tercermundista” que doblegada por la inequidad empuja a sus hijos al desarraigo y los arroja a las calles del “primer mundo”, en las que las zancadillas –puestas de mil maneras- niegan también la posibilidad de la subsistencia digna.

Crónica que me ha sido publicada en el Diario El País, y que te invito a leer aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s