Me permito la locura

Me permito seguir soltando corsés, aflojando nudos y perdiendo lastres en cada cuesta, pues para cuando mi espalda comience a curvarse, he de tener mi mochila más libre, más sutil, menos molesta, más ingrávida.

IMG_6449

Me permito no entrar en pánico por los kilos de más, no espantarme ante las arrugas que me va mostrando el espejo en las mañanas, no deprimirme ante la flojera de la piel, ni aterrarme ante los pasos que gradualmente se irán haciendo lentos. . . Me permito no asustarme de vivir y lo que esto implica, porque a eso vine y en ello estoy.

Sigue leyendo

Alquimistas postmodernos

La historia de Santos es una historia triste, como lo son todas las historias de migración obligada, como lo es la vida de los “sin papeles”; como son las circunstancias de una sociedad “tercermundista” que doblegada por la inequidad empuja a sus hijos al desarraigo y los arroja a las calles del “primer mundo”, en las que las zancadillas –puestas de mil maneras- niegan también la posibilidad de la subsistencia digna.

Crónica que me ha sido publicada en el Diario El País, y que te invito a leer aquí