Estafa

 

No nos une nada. Nada. Ni la carne ni el fuego que ayer fuimos

Ni el sol que nos alumbra, ni la luz de los domingos que nos regaló mil planes

No sé en qué punto desapareció ese hilo rojo que nos unió el alma y que pensamos nos fundiría en ésta y las vidas que vinieran

No lo sé

Habitamos mundos nuevos y las vidas que llevamos irremediablemente también son nuevas. En ellas no hay cabida para nostalgias o para recuerdos de la risa cómplice que nos dio fuerza, ni tan siquiera para lamentarnos de las heridas que un día nos dejó el engaño

Los amigos son nuevos y nos hablan de otras cosas

Caminamos otras calles y miramos otro cielo

La familia que formamos ya no existe y los hijos que parimos ya se han ido

Y no, no queda nada

Los recuerdos sin el otro ahora ocupan nuestro espacio

Mi biblioteca está vacía de tus libros y tu armario ya no guarda mis pijamas

No nos une nada.

Ya no sé qué piensas cuando jugueteas con tus gafas y tu ignoras lo que canto en las mañanas

No nos une nada

Mis tartas no llevan tu nombre y tus flores ya no adornan mi ventana

Ya no hay nada entre los dos. Ni tu llevas mi foto en tu cartera, ni yo llevo mi anillo de casada.

¡Cuántos cristales se quiebran cuando el desamor asalta!

El para siempre  es una estafa porque no, ya no nos une nada.←

 

A ti, mi amiga del alma, porque el amor se rompe.

5 pensamientos en “Estafa

Responder a Ediles Naranjo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s