Ochenta y tres veces

Nunca olvidó que eran trescientos cincuenta y seis los pasos que caminaba desde la puerta del estacionamiento de la calle Los Duendes, hasta que se sentaba en la primera silla de la barra de La Corte. Tampoco, que eran trescientos noventa y cuatro los que hacía en dirección contraria, luego de pagar las dos horas y treinta minutos de estacionamiento posterior a su encuentro con Teresa, el tercer viernes de cada mes, a las cuatro y quince de la tarde.

Sigue leyendo

El miedo es como un ladrón

La historia de Nancy es una de esas historias de vida que merece ser contada, escuchada y recordada. Una vida dedicada a los demás, al crecimiento y empoderamiento del ser humano como actor vivo de la sociedad que habita. Su empeño por conseguir una Colombia más coherente, le dejó como única alternativa el destierro obligatorio.

Esta es una de esas historias de exilio que te invito a leer en los reportajes que escribo para la Revista La 13 y que encontrarás publicados aquí.

Si no te vas

Después de deambular como un gato herido por todos los rincones, recorriendo con los ojos y acariciando con sus dedos uno a uno los objetos que Amalia -en un gesto de abandono dejó dispersos por la casa- se sentó frente al televisor y observó fijamente y con ojos aturdidos,  la negra pantalla. Sigue leyendo

Me permito la locura

Me permito seguir soltando corsés, aflojando nudos y perdiendo lastres en cada cuesta, pues para cuando mi espalda comience a curvarse, he de tener mi mochila más libre, más sutil, menos molesta, más ingrávida.

IMG_6449

Me permito no entrar en pánico por los kilos de más, no espantarme ante las arrugas que me va mostrando el espejo en las mañanas, no deprimirme ante la flojera de la piel, ni aterrarme ante los pasos que gradualmente se irán haciendo lentos. . . Me permito no asustarme de vivir y lo que esto implica, porque a eso vine y en ello estoy.

Sigue leyendo

Eran distintos

Nunca se prometieron nada, no tuvieron tiempo para juramentos, pero en su piel sellaron un pacto mudo, de esos que se graban antes de clarear el sol. Se conocieron para abandonarse, se encontraron para renunciarse y aun así, se dieron la ternura que los dos guardaban en los bolsillos. Sigue leyendo

Flechas al sol

images (1)La encontraste en una de esas retorcidas esquinas con las que juega la vida en tu camino. La hallaste intentando descifrar con sus artes de gitana lo que la suerte escribía en su destino. Osado te acercaste a ella y la cubriste con tus brazos cuando el otoño anunciaba que ya venían las noches de frío y tan seguro estabas de tu corazón blindado, que metiste las manos en su fuego creyendo que no te quemarías, confiado en que podías jugar sin apostarte nada. Sigue leyendo

La amenaza

«→Llevaba 56 días de haber aterrizado en el Principado de Asturias y, aunque aun no tenía claridad si mi estancia sería definitiva -o más pronto que tarde empacaría mis alforjas para deshacer pasos de regreso a mi Bogotá natal- intentaba adaptarme a los cambios, usos y costumbres del lugar con el propósito de llevar una vida de esas que se llaman normales, mientras el destino me mostraba si esa sería la ciudad en la que debía apagar motores por un tiempo. Sigue leyendo